Lo que creemos…

Lo que creemos nos puede ayudar a mejorar en nuestra vida y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, sin embargo también nos puede dejar estancados sin ningún crecimiento simplemente porque tenemos tan arraigadas las creencias que es como si estuviéramos atados de manos y de todo literalmente . Creencia es algo que siempre decimos y más en el día a día, yo creo o digo, y no nos damos cuenta que a veces eso que creemos ni siquiera es algo que viene de nosotros o que no sabemos porque está ahí. Para dejarle de dar vueltas a mis letras les quiero comentar un simple ejemplo que recientemente me hice consciente que estaba haciendo y era el creer que todo lo que digo tiene que ser lo correcto,  y después de que lo decía dudaba si  había hecho lo correcto, ok lo admito parte de esto es inseguridad, y me di cuenta que es super chistoso y ridículo a la vez, porque no somos perfectos, somos perfectibles aja, pero no somos perfectos.  Ojo no digo que hagamos las cosas al aventón, sino que por más perfecto que queramos hacer algo o intentemos serlo siempre van a haber esos pequeños detalles que van a estar un poco fuera del modelo de perfección. Sin embargo, son esas imperfecciones las que nos hacen únicos. ” Son las imperfecciones las que nos hacen estar vivos”- esta frase la vi ayer en una película de una bailarina que quería que todo le saliera perfecto, se me hace gracioso y al mismo tiempo tan increíble como en cualquier cosa podemos sacarle una lección, un aprendizaje si nos lo proponemos.

A lo que voy es que comiences a preguntarte por qué piensas lo que piensas y a cuestionarte si lo que crees en todas las áreas de tu vida, es en verdad algo que vino de ti o lo aprendiste, tal vez de tus papás, tal vez de tu medio ambiente, pero que si realmente te pones a analizar tu creencia puede resultar de lo más absurda, solo que a veces lo tenemos tan arraigado que forma parte de nosotros como si fuera nuestra identidad y nos percibimos de esa manera, como decir soy distraído y lo haces tuyo, aunque en el fondo solo es una acción no eres tú. Otra de las creencias que sin duda por mucho tiempo había sido un gran  obstáculo es pensar que tenía que ya ser alguien “importante” o tener algún título o tener un rango en una corporación u organización para expresar mi opinión. Sin embargo a veces no nos damos cuenta que si hablamos lo peor que puede pasar es que te digan que no o que no te pongan atención, pero eso no significa que tu voz no es importante, que tú no haces una diferencia en este mundo, porque sí la haces, y que son nuestras creencias las que nos están deteniendo muchas veces y no alguien más.  Pero también podemos cambiar las creencias a otras que nos empoderen y nos validen que podemos lograr lo que queremos sí tenemos el suficiente coraje para ir por ello, el ser imparables y hacerte escuchar aunque no seas perfecto jejejej. Simplemente desafiarnos a nosotros mismos y dejarnos ser.

Angie Meléndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s